Organización, límites y corrección

La primera cosa que aprendí sobre el autismo fue que mi hijo necesitaba organización. Él tenía la necesidad de sentirse seguro y esto solo sería posible si él supiese lo que iba a ocurrir en su día.

Hoy, pienso que todo niño necesita un día organizado, con límites horarios para que pueda crecer de una forma saludable y respetando así, el espacio de cada uno en la sociedad.

Si todo ser humano necesita límites, reglas a ser seguidas, instrucciones y dirección para no perderse, ¿imagínate un niño?

Crecer sin todo esto, le volvería un joven y posiblemente un adulto inconsecuente, con el pensamiento de que puede hacer todo de la forma y en la hora que desea, por no saber respetar autoridades, no consigue someterse a las normas,… Es decir, él tendrá dificultad en trabajar en cualquier empresa, en seguir a Dios, en recibir orientación, en construir una familia y en hacer todo lo que quiere. Porque para él todo está siempre fuera de orden, y este error comenzó hace tiempo, en una infancia desordenada y sin límites. Y no es esto lo que queremos para nuestros hijos, ¿verdad?

Entonces, vamos a comenzar desde ya a cambiar nuestras vidas, a organizarnos para que podamos enseñarlos a organizarse también. ¡¡Debes saber que “la falta de organización, muestra falta de vida con Dios”!!

Todo en el Reino de Dios y en su obra tiene orden, y para que hagamos parte de ella debemos ser organizadas.

Aquí siguen algunos consejos de organización para ti:

– Elabora un plan de tu semana antes de que comience, es decir, anota en tu agenda todo lo que tienes que hacer, incluyendo el horario para tus hijos;
* Yo hago lo mismo y también tengo un cuadro mensual en la puerta de mi frigorífico (nevera), donde marco los compromisos de toda la familia, así nadie se olvida y uno recuerda al otro.

-Levántate un poco más temprano para cuidar de ti, leer la Palabra de Dios y hacer tu primera oración mientras que los demás aún duermen. Cree, estos pocos minutos harán mucha diferencia en tu vida y en la de toda la familia, porque te hará evitar que tomes actitudes equivocadas; y así por la mañana, todos en casa tendrán una madre tranquila y llena del Espíritu Santo, que los dirigirá y los bendecirá para empezar un día de batallas;

– Siempre que sea posible ten comidas en familia, donde todos os sentéis a la mesa, oréis juntos y tengáis está comunión;

– Aprovecha el tiempo que tus hijos estén en la escuela para hacer tu trabajo y tus actividades, para que cuando ellos estén libres, puedas darles atención a ellos;

– Separa sólo algunas obligaciones diarias. Y si es posible hacer todo, y también dejar un tiempecito para ti, para hacer algo que te guste y que te relaje, aunque sea una vez a la semana;

– Estate siempre atenta a los trabajos de la escuela y en contacto con los profesores para saber como está tu hijo en las clases, comportamiento en recreos, etc.;
*Una madre atenta consigue instruir mejor y aconsejar antes de que los problemas ocurran.

-¡Supervisa internet y teléfono móvil siempre!;

– Nunca le quites la autoridad a tu marido delante de tus hijos, aunque él esté equivocado.
*Si fuese el caso de que tu marido se equivoque, después a solas conversa con él y deja que él mismo corrija el propio error. Enseña a tus hijos a respetarle, porque si ellos saben respetar al padre que ven, sabrán respetar a Dios Padre que no ven;

– Establece un horario para que todos estén en la cama para dormir; siendo así, tendrás un tiempo todos los días para ti y tu marido;

– Al final del día es muy importante que para ir a dormir leas con ellos un versículo, conversad y meditad juntos sobre el mismo, orad e impón tu mano sobre tus hijos y bendícelos. Dios te dio esa autoridad y te cabe a ti ejercerla.

Ahora, algunos consejos de organización para tus hijos:

– Organizar la semana de tu hijo, donde va a constar como mínimo la hora de dormir, levantarse y comidas;

– Después de una cierta edad, cuidar de su habitación;

– Orden en los horarios y actividades, es decir, primero las obligaciones y después la diversión;

– TV, juegos, “video juegos” e internet siempre estando tú atenta a todo lo que él esté viendo y haciendo, siendo esto pocas veces a la semana y como mucho 2 horas;
*Mi hijo juega “video juegos” solamente 1 vez a la semana y 2 horas; en internet él no “navega” solito, entra en la web de la escuela para hacer los trabajos y asiste videos infantiles como la “Pandilla de la Fe” solamente dos horas y estando yo con los oídos atentos. Creo que todo el cuidado es poco y no uso este tipo de “escape” para ocupar a Gabi y poder hacer otras cosas que necesito.

– Actividad deportiva es siempre muy importante para el desarrollo infantil, porque en el deporte además de gastar la energía necesaria y no crecer en el sedentarismo, aprenden reglas y a pensar en grupo, perdiendo así el individualismo. Es muy bueno si puedes hacerlo al menos dos veces a la semana;

– El niño necesita días en la escuela, días en la Iglesia y días con los padres en familia. Estos tres tipos de convivencia son la base para un crecimiento saludable y deben estar en la programación semanal de ellos;

– Jugar con los amiguitos en la calle o en el condominio sin los cuidados de un adulto ¡¡jamás!! Los niños no tienen responsabilidad o sentido del peligro y mucho menos condición para cuidar de si mismos, por eso los niños deben ser tratados y cuidados como tal;
*Mi hijo juega con los amiguitos aquí en casa. Una tarde a la semana él puede invitar al amigo que quiera para que venga aquí, juegan bajo mis cuidados y siempre aprovecho para enseñar algo a Gabi a través de los juegos. Si es posible los llevo al campo de fútbol o incluso a la piscina. Y él solamente va a la casa de tres amigos, de quienes conozco a las familias y tengo la certeza que jugarán allí dentro bajo los cuidados de la madre.

– Pérdidas: Desde temprana edad deben aprender que actitudes erradas generan daños siempre, incluso siendo perdonados, sufrirán los frutos malos de aquel error.

Estos son apenas algunos consejos que usamos aquí en casa y nos ayudan mucho, pero no son reglas ¡¿ok?!

Tal vez puedas verlo como una exageración, pero sino pones límites en la vida de tu hijo desde pequeño, la vida y el mal se encargarán de hacer esto y puedes estar segura, ¡de la peor forma!

Y de la misma forma te pregunto: “Sino existen reglas y límites, ¿cómo podrá existir corrección?” Muchas madres me preguntan cuál es la forma correcta de corregir a su hijo y yo las respondo que: “La forma existe y está en la Palabra de Dios”

Hablaremos sobre esto la próxima semana… Pero para empezar, debemos imponer reglas y límites para que podamos así corregir cuando se rompe alguna de ellas.

Los límites deben comenzar en casa y ser conversados y decididos entre los padres.

Espero haber ayudado, nos vemos la semana que viene.

Fuente:http://vivianefreitas.com/es/de-madres-para-madres-organizacion-limites-y-correccion/

2 thoughts on “Organización, límites y corrección

  • 06/07/2016 en 12:57 am
    Permalink

    ES IMPORTANTE SER ORGANIZADA, TENER HORARIOS, LIMITES tanto en casa como en el trabajo.

    Responder
  • 08/12/2016 en 3:29 am
    Permalink

    Tenemos que enseñar a nuestros hijos a ser organizados desde pequeños y corregirlos a tiempo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *