No sirve para ser madre

Cris, mi madre nunca me enseño estas cosas, usted ha sido la madre que nunca tuve.

No fueron pocas las veces que recibí este tipo de comentario en mi blog. Al mismo tiempo que me siento honrada por ser considerada madre y estar haciendo la diferencia en la vida de alguien, también siento una cierta frustración. No sé qué hubiese sido de mí si hubiera tenido una madre ausente…

Muchas mujeres pueden ser madres pero no todas tienen condiciones para serlo.

Es por eso que me molesta tanto ver jóvenes embarazándose. Piensan que por el hecho de dar a luz a un niño, estarán convirtiéndose en más mujeres, más responsables, más amadas, más valoradas, mientras que, en realidad, el bebé no le puede ofrecer nada de eso. ¡Quien debería ofrecerle a él todo esto es ella!

¿Sabe lo que significa ser madre? Ser madre es ser ejemplo para sus hijos. Es cuidar, valorar, dedicarse, entregarse, amar, perdonar, comprender, corregir, disciplinar, sacrificar, enseñar, entre otros tantos verbos. Para que usted pueda ofrecerle eso a otra persona, primero debe tenerlo usted.

Si usted no se ama todavía, ¿cómo va a amar a sus hijos?

Si usted no se valora todavía, ¿cómo va a valorar a sus hijos?

Si usted es perezosa con sus responsabilidades, ¿cómo va a ser dedicada con sus hijos?

Si usted es egoísta y solo piensa en sí misma y en sus necesidades, ¿cómo se va a entregar a sus hijos?

Si usted no se cuida, ¿cómo va a cuidar a sus hijos?

Si usted está carente de amor, ¿cómo va a darles amor a sus hijos?

Si usted no respeta a los adultos, ¿cómo va a enseñarles a sus hijos lo que es el respeto?

Si usted dice malas palabras, es chismosa, le gusta llamar la atención, es irritante, ¿cómo va a poder disciplinar a sus hijos?

 Si a usted le gusta estar de novia, pasar el rato, ir a fiestas, a bailes, salir a divertirse, ¿cómo va a poder ser madre?

Si usted no tiene un matrimonio estable todavía, ¿cómo va a poder darles a sus hijos una familia feliz?

Usted no sirve para ser madre, por lo menos por ahora no. Por favor no de a luz hijos para dejarlos por ahí, para que la vida los eduque. La vida no educa a nadie.

Pero Cris, yo no tuve ese entendimiento en el pasado y hoy soy esa madre. ¿Qué hago ahora para no dejar qué desear ante mis hijos?

Conviértase en una madre de verdad. Invierta en su valor, en su madurez, en su vida espiritual y bríndeles a sus hijos lo que usted nunca tuvo de nadie. Puede que ellos no la valoren hoy, pero no podrán culparle por sus errores y malas decisiones en la vida. Por lo menos usted hizo su parte como madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *