Educación materna

shutterstock_274982096

Vivimos en la era tecnológica en la cual muchas suceden repentinamente con solo apretar un botón. ¡Eso es espectacular! Sin embargo, existen algunos contras, entre ellos la inmediatez y la falta de paciencia. ¡Nuestro deseo es que las acontezcan a la velocidad de la luz!

¿Cuántas de nosotras en vez de profundizar en los motivos de los dolores físicos preferimos callar los síntomas tomando un analgésico que ya está allí, en un necessaire, al alcance de la mano?

¿Artesanías? ¡Ni pensarlo! Conseguimos todo para la decoración a gran escala, en varios colores y diversos modelos. Entonces, ¿para qué esperar a que la pintura se seque, cortar, recortar y armar? ¡Uf! ¡Qué trabajo!

Acostumbrados a la velocidad de la tecnología enviamos un mensaje y esperamos ansiosamente una respuesta rápida, si eso no ocurre, pensamos enseguida: “¿Por qué no me respondió?”. Estamos cada vez más impacientes y a la espera de resultados rápidos, y si no lo conseguimos, nos frustramos y pensamos en desistir.

Este comportamiento se extiende a todos nosotros que vivimos en la era de “es para ayer”, inclusive las madres que enseñan a los hijos hoy y quieren cosechar de inmediato buenos resultados. Entrenar es uno de los varios sinónimos de la palabra enseñar. Como sabemos, entrenar requiere disciplina y ejercicio, pues existe la necesidad de repetir una misma actividad innumerables veces, a fin de obtener el resultado deseado. Siendo así, podemos decir que para enseñar, entrenar a un hijo con el fin de obtener buenos resultados, la esperanza y la paciencia son importantes características que cualquier madre, en el rol de entrenadora de su hijo, debe tener. Esperar y creer que lo enseñado será asimilado a su debido tiempo.

Cada segundo domingo del mes, madres de todas las edades han buscado ayuda en el Proyecto T-amar y tú que eres madre, y tienes dificultades en la relación con tu hijo(a) o estás criando a tu hijo(a) sola y te sientes sobrecargada, descubrirás cómo vencer la ansiedad de la inmediatez y aprenderás a entrenar a tu hijo para obtener resultados duraderos. Sabrás cómo lidiar con cada fase del desarrollo emocional y con los cambios de comportamiento de tus hijos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *